Reserva Natural La Esmeralda se convierte en patrimonio ambiental de los casanareños.

La operadora GeoPark, entregó al municipio de Paz de Ariporo un predio de 1.968 hectáreas que hace parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. La ceremonia de traspaso de la Reserva Natural La Esmeralda fue presidida por el alcalde del municipio casanareño, Flavio Vega, y contó con la presencia de representantes de instituciones ambientales, gremiales y ONGs. La reserva natural es catalogada como área de conservación a perpetuidad, por sus características únicas de flora y fauna.

La donación de La Esmeralda se enmarca en el cumplimiento de la inversión de no menos del 1% establecida por la Ley 99 de 1993, correspondiente al bloque La Cuerva ubicado en Paz de Ariporo. Esta gestión fue posible gracias a la colaboración de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, y la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquia, Corporinoquia, entidades que junto a GeoPark trabajaron en la identificación de un predio de alto valor ecosistémico que contribuyera al patrimonio ambiental del Departamento.

«Agradecemos al Casanare y a sus instituciones por la oportunidad que nos dieron de entregar una Reserva de alto valor ambiental que hace parte del legado que estamos construyendo en el departamento”, comentó Diego Restrepo, gerente ambiental de GeoPark. “Esperamos que La Esmeralda se convierta en símbolo de la conservación de ecosistemas únicos en el país y en el mundo”.

De acuerdo con Rodrigo Suárez Castaño, director de la ANLA, el predio, que está declarado como Reserva Natural de la Sociedad Civil, “permitirá dinamizar recursos en la región, cumplirle a las comunidades y materializar la gestión de la entidad frente a las inversiones, que, en este caso, están orientadas a la conservación y recuperación de fuentes hídricas en la región”.

Para el Alcalde de Paz de Ariporo, Fabio Vega, la gestión de la ANLA es clave frente al cumplimiento de las expectativas de las comunidades “sin contar con el aval de la ANLA, pues sencillamente no se hubiera podido adquirir esta reserva y la ANLA, tengo entendido, lo hace bajo unos criterios muy responsables, que lo que permite es que esta inversión del 1 por ciento realmente garantice el mantenimiento del ecosistema en la región”.

La entrega del predio se efectúo en un evento protocolario en la capital de Casanare, con la participación de Autoridades Ambientales a nivel nacional y local, autoridades de la zona y representantes de las ONG y de las comunidades.