Incendios forestales en Casanare no dan tregua, 22 mil hectáreas consumidas por el fuego.

El área impactada por incendios forestales, comprende un territorio similar, a la extensión de municipios como La Salina o Recetor. La cifra la dio a conocer la Dirección Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, iniciando el último mes de la temporada seca en este territorio.
De acuerdo con Guillermo Pérez, director de esta Dependencia de la Gobernación, en el Departamento se han presentado 113 incendios de la cobertura vegetal, en los que se han consumido 22.069 hectáreas (entendiendo que se considera incendio forestal una afectación superior a 5000 m2), 7 incendios estructurales en donde se ha generado pérdida total de viviendas en Hato Corozal, Trinidad y Recetor.
Igualmente, un incendio alcanzó la línea de conducción del gas de los municipios de Recetor y Chámeza, donde se generó una fuga y mantuvo a los municipios por varias horas sin el servicio.
No obstante, se debe resaltar el trabajo realizado por los  Bomberos Voluntarios, quienes a diario exponen sus vidas para hacer frente a las deflagraciones. En muchos de los eventos, han activado a unidades de la Defensa Civil, quienes también han realizado su debido aporte, cuando los Bomberos han requerido su apoyo.
El fuego ha impactado desde maleza, hasta morichales, bosques, sabana nativa y áreas protegidas.
“En el llano no hemos podido dimensionar el impacto que genera las quemas tradicionales, los campesinos las realizan como preparación de suelos, obviando la muerte y emigración de animales, la desertificación de suelos. La alteración de cadenas alimenticias de las especies y la destrucción de  bosques, los cuales se vuelven a recuperar en 20 o 30 años”, manifestó el Director de Gestión del Riesgo.
Quien además continúa, instando a la población a no realizar quemas (prohibidas), pues el mes de marzo, históricamente es el periodo más crítico de la temporada.