En Torres del Silencio se revisó caso de triatomino o ‘pito’ según la Secretaría de Salud de Yopal.

Ante el caso reportado por la comunidad de Torres del Silencio, sobre una picadura de triatomino o pito, el secretario de Salud Municipal, Juan Francisco Amaya, informó que los técnicos de Enfermedades Transmitidas por Vectores-ETV realizaron visita al conjunto de apartamentos, pero se informa no se encontraron insectos de este tipo en el sector. Mientras tanto, el espécimen entregado por el afectado fue llevado al laboratorio de salud pública departamental para su identificación.

Además se dio información a los habitantes sobre el manejo del vector y para esto se les dejaron frascos para la recolección de triatominos; pues es necesario obtener muestras para ser analizadas y ver si son portadores del parásito que produce la enfermedad el Chagas.

Por otro lado la persona que manifestó que fue picada ya acudió a los servicios de salud, se realizó el examen correspondiente y se está a la espera de los resultados.

El secretario recordó que Yopal recientemente recibió la visita de delegados de la Organización Panamericana de la Salud –OPS, quienes informaron que el municipio mantiene su certificación en el trabajo de interrupción de la transmisión de Chagas, lo cual se refleja en la disminución de casos, que han sido un 50 por ciento menos que el año anterior.

No obstante el equipo de ETV municipal  realiza un trabajo exhaustivo por con el fin de identificar de dónde llegan los triatominos y si alguien más del sector ha sido picado o los ha visto; pues normalmente la presencia se evidencia solamente en la zona rural.

 

Es importante recordar a la comunidad que ante la picadura de un pito, se debe informar a la Secretaría de Salud Municipal, para que el equipo de ETV realice la investigación.

 

 Debido al ecosistema de Yopal, la presencia del vector en zonas rurales es alta, y se intensifica ante condiciones de vivienda como techos de paja, con palmas cerca a la vivienda (su hábitat natural), sin buena limpieza.

 

Por lo tanto se recomienda proteger las viviendas con anjeos, dormir con toldillo, y hacer una buena limpieza para evitar que se queden a vivir en las viviendas. Al área urbana puede llegar por transportar canastillas, botas, u otros elementos provenientes de zona rural.